sábado, 10 de julio de 2010

A pesar de que...

Entristecidos están mis ojos
de lo que observan.
Aunque el alma está alejada
y protegida de lo absurdo.
Seguiré respirando y defendiéndola.